Destacados 1 Destacados 4 Política Social

Crece el trueque ambulante por la crisis

Las persianas de los negocios de Honorio Luque comienzan a caer pasadas las 13 horas de un día de semana. Como peregrinos se acercan a la zona los puesteros con sus bolsas llenas de ilusiones y hambre.  Rápidamente, improvisan un puesto y exhiben sus “carteles publicitarios” a fin de conseguir la atención de los transeúntes que pasan apurados en busca de los colectivos que nunca esperan.

Trueque en G. de Laferrere. Ph. El Urbano
Trueque en G. de Laferrere. Ph. El Urbano

Yerba, azúcar, galletas de agua, fideos,  condimentos, juguetes usados, ropa y… hambre otra vez, eso se puede ver en el horario de la siesta, una palabra que parece haber caído en desuso ya que por estas zonas del Conurbano ya nadie puede darse ese lujo sabiendo que quizá a la noche haya un solo plato de comida para cuatro.

“Ojotas como nuevas” invita un cartel de cartón pintado con fibra que una pequeña decoró ayudando a su madre para que pueda vender uno de esos usados pares que, como por arte de magia, se pueden convertir en un plato de arroz.

A metros de la estación de Gregorio de Laferrere, la feria del trueque ambulante encuentra su lugar haciéndose espacio en la vereda de los locales cerrados y llegando a un acuerdo con los vecinos para lograr que las disputas territoriales no atenten contra la economía barrial. Yace un acuerdo tácito basado en la comprensión y la solidaridad de saber que más allá de las diferentes realidad y los matices, “en este barco que no para de moverse estamos todos”.

Las políticas económicas, la desocupación, la inflación galopante golpea duro en el Conurbano y allí hasta las estadísticas pierden sentido. A veces la política parece funcionar de manera cuántica cual realidad paralela sin entender lo que sucede en la calle.

“Para muestra sobra un botón” se dice y este botón parece ser parte de un chaleco de fuerza interminable que apreta cada vez más a las clases bajas y medias de nuestro País. A veces las respuestas no están en un libro de Keynes o Smith, sino en la vereda de Honorio Luque.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *