Destacados 2 La Matanza

101 años del club Defensores de Tablada

El Club Defensores Unidos de Tablada cumple este 10 de Mayo 101 años. Superar el centenario fue un sueño que todos los que forman parte siempre tuvieron, pero que se vió desdibujado en varias oportunidades. Crisis económicas, sociales, políticas y una pandemia que atentó directamente con su actividad, fueron algunas de las crisis que debió pasar para llegar hoy a este festejo.

Esta mítica institución que comenzó como un sueño de un par de amigos para dedicarse exclusivamente a la práctica del Fútbol, deporte que sigue siendo el principal y fue semillero de figuras como “El Rolfi” Montenegro o “El Pipi” García, fue creciendo a lo largo de su historia hasta convertirse en un Club Social y Deportivo con dos sedes, que incluyen actividades acuáticas, de gimnasio, competitivas y recreativas para todas las edades.

Pero  el recuerdo de muchos vecinos también se encuentra en los famosos bailes donde toda la juventud del barrio se reunía para pasar sus noches de fin de semana, bailar y ver a las reconocidas bandas que el club convocaba, como Sandro y los del Fuego y El club del clan, entre otros, o en los inolvidables veranos en el camping y Pileta.

Las múltiples actividades que realizó el club a lo largo de la historia, siempre tuvieron como objetivo mantener dos ejes: el Deporte y la inclusión. ¿Por qué? “Porque somos un club de barrio y sabemos el rol que ocupamos en la sociedad, tenemos que trabajar para eso todos los días. Un chico más en un club, es un chico menos en la calle” como declara su presidente José María Mira.

 “El Defe” siempre maneja un esquema de cuotas accesibles para que todos los vecinos del barrio puedan acceder a las actividades ya sean deportivas o recreativas. También el club realiza actividades gratuitas para la tercera edad, como la colonia de verano y Aquagym para afiliados de PAMI o las recreativas del centro de jubilados “Seguir creciendo” que funciona en la institución. Dentro de las instalaciones también se sede espacio para el funcionamiento del jardín municipal N°9 “Anteojito”.

Mantener estos valores fue lo que hizo que el club siga en pie en muchas circunstancias difíciles y sobre todo seguir soñando. ¿Con qué? Con seguir ampliando sus instalaciones, seguir sumando personal brindando trabajo en la zona, agregar actividades que incluyan y ayuden a la salud y socialización de chicos y grandes. ¿Es posible seguir soñando a los 101 años? Este club cree que sí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *